TEGUISE PARTE IV: LA CIUDAD RELIGIOSA

Si yas has caminado por las calles de Teguise, seguramente habrás notado que, en muchas esquinas, pegadas a las paredes de los palacios y casas de La Villa, hay cruces. ¿Sabes cuál es su origen y significado? y ¿por qué hay cruces por las calles de la antigua capital de Lanzarote?

Hay 14 cruces en Teguise, ubicadas en puntos neurálgicos y simbólicos de La Villa. Cuando los Conquistadores llegaron a la isla, solían plantar una cruz en el lugar donde luego se construiría una ermita o iglesia.

Una de las cruces de Teguise

Cuentan vecinos y vecinas de Teguise que en estas 14 cruces se paraban durante la procesión del Via Crucis. Sin embargo, es cierto que las cruces están relacionadas también con la festividad del 3 de Mayo, el dia de las cruces.

Según cuenta una leyenda, durante el siglo IV el emperador romano Constantino se enfrentó a los bárbaros a quienes venció tras haber visto en el cielo – durante la batalla – una brillante luz. Según esta leyenda este hecho ocurrió un 3 de mayo. Y una de las tradiciones de Teguise es decorar las cruces con flores cada 3 de mayo.

Una de estas cruces está ubicada en la parte trasera de la Iglesia de Nuestra Señora de Guadalupe.

Campanario de la Iglesia

Tras establecer la capital en La Gran Aldea, Maciot decide construir aquí una ermita. Fue entonces en los primeros años del siglo XV que se construye la que podemos definir como la primera versión de la actual iglesia. Se trataba de una pequeña ermita que – según cuentan – no tenía siquiera ventanas y conocida como la iglesia de Santa Maria de Teguise. Con el paso de los años, y tras aumentar la población de Teguise, se hizo necesaria una ampliación de la iglesia que, poco a poco, llegó a tener las dimensiones que conserva actualmente.

Si bien las dimensiones actuales se acercan a las originarias, no es así por lo que se refiere a su estructura. La Iglesia de Nuestra Señora de Guadalupe fue objeto, a partir de la segunda mitad del siglo XVI de incendios y saqueos por parte de los piratas que llegaban a las islas en aquella época. Hay dos incendios que marcan la historia de esta iglesia: el de 1618 y el de 1909. Este último destruyó casi todo lo poco que quedaba del edificio reconstruido en el siglo XVII. Se pudo guardar la puerta principal y algunos elementos decorativos del interior que fueron trasladados por los vecinos en el cercano convento de San Francisco, hoy sede del museo de Arte Sacro.

Convento de San Francisco

La conquista militar y politica de las islas iba acompañada también por una conquista religiosa. Los normandos primeros, y los españoles después, quisieron difundir el Cristianismo entre la población indigena de las islas. Para ello, a los militares les seguían los religiosos, sobretodo los monjes pertenecientes a las ordenes franciscanas y/o dominicanas.

Sancho Herrera, señor de la isla de Lanzarote, en su testamento dejó escrito que se construyese un convento para los franciscanos en las tierras que él poseía en Famara. Sin embargo su voluntad no se cumplió, o mejor dicho, se cumplió en parte. Puesto que Famara está situada en la costa, era peligroso construir ahí el convento, ya que los piratas llegaban por mar. Se decidió entonces construir el convento por el que Sancho Herrera había dejado 500 ducados de oro, en la que era la capital, y alejado de la costa para protegerlo de los posibles ataques de piratas.

No fue hasta finales del siglo XVI, casi medio siglo después de la muerte de Sancho de Herrera, que se empezaron las obras de construcción del convento, al que se hizo añadir también una iglesia, dedicada a la Virgen de Miraflores. Solo unos años después de terminarse su construcción, el convento fue destruido en 1618 por los corsarios, al igual que ocurrió con la Iglesia de Nuestra Señora de Guadalupe. Tampoco en este caso, la reconstrucción se hizo esperar. En 1658, la iglesia y el convento sufrieron otro incendio que destruyó las capillas y varias imagenes que había en el interior. Gracias también al apoyo de los vecinos de Teguise se pudo volver a construir algunas de las capillas; pero, como ocurre con otros edificios de La Villa, el actual convento de San Francisco no pudo conservar la que fue su estructura originaria. Hoy es sede del Museo de Arte Sacro y conserva, entre otras obras, el retablo dedicado a la Virgen de Miraflores.

Convento de Santo Domingo

A finales del siglo XVII, Teguise y el resto de la isla de Lanzarote, empezaban a ver incrementada su población. Se hacía más fuerte la necesidad, por parte de los señores de la isla, de seguir con la difusión del cristianismo en la isla. A los franciscanos siguieron los dominicanos, que entonces necesitaban un lugar donde vivir. En la plaza que hoy lleva su nombre, en 1698 se empezó a construir el convento de San Francisco, junto a una iglesia.

Tras varias restauraciones, también este edifcio fue perdiendo la estructura que tenia en el siglo XVII. La última reforma fue de los años 80 del siglo pasado; en esta ocasión, los pisos de cerámicas y el techo de la sacristia entre otros fueron completamente destrozados por la empresa encargada de la recuperación y restauración del edificio. Hoy el Convento de Santo Domingo es sede del Ayuntamiento de Teguise y en la que fue la iglesia del convento se suelen llevar a cabo diferentes exposiciones a lo largo del año, sobre temas relacionados con la historia, la cultura y las tradiciones de la isla de Lanzarote.

Iglesia de la Vera Cruz

Esta iglesia está ubicada en la zona más popular de Teguise, lejos de los barrios donde los señores construyeron sus moradas. Originariamente existía, junto a la iglesia, el convento de la Vera Cruz, edificio completamente desaparecido en la actualidad. La iglesia es de una sola nave y techo a dos agua, típico de la arquitectura tradicional de la isla.

Si tienes suerte y encuentras la iglesia abierta, no dudes en entrar. En su interior hay un gran crucifijo donde el pelo del Cristo es un regalo de una mujer de La Villa, que por una promesa donó su pelo a la imagen del Cristo. Es una larga melena que cae sobre el lado izquierdo de la imagen, llegando hasta la cintura del Cristo.

Fachada de la iglesia de la Vera Cruz

Publicado por MariaCG

Decía Saramago:Lanzarote no es mi tierra, pero es tierra mía. Hago mía esta frase.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: