TEGUISE PARTE II – LA CIUDAD SEÑORIAL

Solamente unos años después de la llegada de los normados a Lanzarote, Teguise se convirtió en capital de la isla hasta el año 1847, cuando la capitalía se trasladó a Arrecife. El que fuera uno de los núcleos aborigenes más importantes (conocido como La Gran Aldea) se fue convirtiendo en la primera capital de la isla de Lanzarote, tercera ciudad moderna de Canarias, después de Betancuria (Fuerteventura) y Rubicón (la primer ciudad fundada en el sur de la isla en 1402) y en una de las ciudades más desarrolladas de la época. Los señores, los grandes propietarios, los marqueses de la isla, pero también religiosos y trabajadores de la clase media-baja de entonces construyeron aquí sus casas y palacios dando a Teguise el aspecto de una gran ciudad.

La visita por la Teguise más señorial empieza por la Plaza de La Constitución, o Plaza de San Miguel, como también se la conoce. Estamos en el centro de La Villa. Los origenes de esta plaza no son muy claros pero, sin lugar a duda, la plaza fue testigo de la evolución histórica de la ciudad, tanto es así que a su alrededor encontramos edificios de diferentes épocas y momentos históricos, como por ejemplo el palacio Spínola, la Cilla, la antigua escuela de enfermeria, entre otros.

Fuent en el centro de la plaza San Miguel, con detrás la Iglesia de Nuestra Señora de Guadalupe

Una de las primeras pruebas que tenemos de la existencia de la plaza es el mapa del arquitecto Torriani de 1590. El italiano fue enviado a las islas tras la Conquista para ayudar en el construcción y rehabilitación de muchos edificios de la isla, según los estilos que ya se utilizaban en la península y en el resto de Europa. Gracias a este mapa descubrimos muchos detalles de cómo se distribuía la ciudad en un primer momento. Sabemos por ejemplo que alrededor de la plaza se podían ver casas de pequeñas dimensiones y con techos de paja, materiales usados en la construcción de las viviendas más tradicionales de la época y construidas probablemente antes de que Teguise fuese nombrada capital de la isla.

En 1893 se plantan los primeros árboles alrededor de la plaza. El muro que rodea la plaza en la actualidad fue construido por primera vez a principio del siglo XX y mejorado en sucesivas ocasiones.

En un segundo momento se añaden las estatuas de los leones, colocadas mirando hacia el Palacio Spinola. Esto no es casual, porque fue un miembro de esta familia quien modeló estas dos estatutas, y que hoy son una de las referencias de la ciudad. Las estatuas originales eran de yeso y hoy se custodian en el patio del Palacio Spinola (del que te hablo a continuación), mientras que los que se ven en la plaza son de cemento, material que mejor resiste a las intemperies.

Uno de los dos leones de la plaza

Palacio Spinola

Es un edificio de imponentes dimensiones, que también podría perfectamente llamarse Palacio Feo Peraza, nombre de la primera familia que vivió en esta casa. Fue construido en la primera mitad del siglo XVIII, entre el 1730 y el 1750. Una de las descendientes de la familia Feo Peraza se casó con un miembro de la familia Spinola, y de ahí su actual nombre. Se trata de una de las familias más importantes en la historia de La Villa.

Como a menudo pasa con los edificios de Teguise (el Teatro Municipal por ejemplo del que te hablaré en el próximo post), la historia de esta construcción pasa por varias fases. La familia Feo Peraza construyó su gran palacio – tal y como lo conocemos hoy – sobre los restos de lo que había sido la sede del Santo Oficio, la Casa de Las Inquisidoras. En el siglo XX representó la residencia del Gobierno de Canarias en la isla y hoy es sede del Museo del Timple, un pequeño instrumento musical parecido a una guitarra hecho de manera artesanal en la isla.

Casa Herrera y Rojas

El edificio que vemos hoy es fruto de una restauración del siglo XIX. En estas obras las dimensiones de la vivienda original se vieron afectadas, siendo el actual edificio mucho más pequeño de lo que era antes. Prueba de ello, el hecho que el techo original, que aún se conserva, es ahora compartido por seis viviendas diferentes. Durante dichas labores de restauración, se encontraron restos de arquerias de la antigua vivienda.

Fachada del actual casa del Marqués

En todo el casco histórico encontrarás más ejemplos de casas señoriales, pertenecientes a las diferentes familias que se instalaron en Teguise. Entre ellas, caben destacar:

CASA TORRES: edificios del siglo XVIII donde podrás apreciar algunos elementos típicos de la arquitectura señorial de la época. Estas edificiaciones cuentan con un patio interior central desde el cual hay una escalera que lleva a la planta superior. También destacan el uso de las tejas, de las chimeneas y escalinatas de piedra a la entrada principal de la vivienda.

CASA PERDOMO: hoy es la sede del Archivo Histórico municipal y sus primeros propietarios eran la familia Robayna. El Ayuntamiento de Teguise compró la vivienda en 1988. La actual sala de lectura del Archivo era el patio de la vivienda, mientras que en el antiguo salón representa ahora la zona central del Archivo.

Publicado por MariaCG

Decía Saramago:Lanzarote no es mi tierra, pero es tierra mía. Hago mía esta frase.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: