MUSEO AGRICOLA EL PATIO

Algunos artículos atrás te hablé de los museos en la isla de Lanzarote, unos museos peculiares que – por razones obvias – no pueden competir con museos como El Prado o Le Louvre, pero que nada tienen que envidiarles. Son museos diferentes, que reflejan la personalidad única de Lanzarote. En el artículo de hoy te quiero hablar un poco más a fondo del Museo Agricola El Patio, en el pueblo de Tiagua – dentro del municipio de Teguise.

Antes de las erupciones del siglo XVIII, Lanzarote basaba su economía en la ganadería y en la agricultura (sobretodo de cereales). Desde tiempos aborigenes la gran parte de la vida de los habitantes de la isla se desarrollaba en el campo. En algunas zona, como en Los Helechos (norte de la isla) o en el Valle del Fenauso (en el sur), puedes encontrar restos de habitaculos en piedra que los antiguos habitantes usaban como residencias temporales cuando llevaban el ganado a pastar. ¡Ojo! Con eso no estoy diciendo que en Lanzarote haya bosques, ni grandes praderas; el ganado comía y come las pocas plantas que consiguen vivir en condiciones tan áridas y peculiares como las de la isla.

La Casona del Museo Agricola El Patio

En el Museo Agrícola El Patio, podrás descubrir los secretos de los campesinos de Lanzarote, aquellos mismos campesinos a los cuales Manrique quiso rendir homenaje con la escultura La Fecundidad – conocida como Monumento Al Campesino, y que ves en la imagen aquí abajo.

Escultura abstracta de La Fecundidad

En la visita al Museo Agricola, visitarás una casona típica de Lanzarote, en cuyo interior podrás hacer un recorrido desde el pasado hasta tiempos más modernos, descubriendo el duro trabajo de nuestros campesinos.

La agricultura no es el único aspecto a descubrir en la visita a este peculiar museo, sino que también aprenderás sobre la artesania (con sus herramientas y sus creaciones) y la ganadería.

El Museo es también el sitio ideal para pasar un día diferente en familia; los más pequeños de la casa (y no solamente ellos) disfrutarán viendo las cabras, los gallos, las gallinas y hasta un camello. Aprenderás cómo se produce el queso o el vino, ya que una parte importante del museo está formada por la bodega y quesería propias.

Pero la vista no será el único sentido que disfrutará e esta visita: tu paladar también tendrá la gran oportnidad de degustar vino y queso de producción propia de este peculiar museo.

Confieso que para mi, definir este lugar “museo” es quedarse cortos en la descripción del lugar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: