LAS SALINAS DE JANUBIO

En 1987 este rincón de gran interés turístico y cultural entró a formar parte de la Red Canaria de Espacios Naturales Protegidos. Y razones no faltan para que este lugar sea considerado Sitio de Interés Científico.

Playa de Janubio

Nuestro paseo empieza en la Playa de Janubio , una playa de arena negra donde hay un pequeño detalle que nos llama la atención: la arena se mezcla con tierra de color marrón.

¿A qué se debe esto? La arena negra está hecha de restos de cenizas de las erupciones volcánicas de 1730-36, mientras que la tierra marrón es la que estaba aquí antes de dichas erupciones. Las zonas donde vemos tierra de color marrón, son las que los antiguos habitantes de la isla definían como “la costa“, una parte de territorio transformada por las erupciones.

detalle de Playa de Janubio

Las Salinas, tal y como las conocemos hoy, se crearon en 1895, cuando la familia Lleó decidió aprovechar la laguna que se creó tras las erupciones. Desde entonces, tras varias reformas que terminaron en 1945, las Salinas fueron adquiriendo importancia en la economía de Lanzarote, una importancia ligada sobre todo a la pesca y a las actividades que de ella derivan. Con el auge del turismo, las Salinas han ido perdiendo importancia, como ocurrió con todo el sector primario de la isla. Su inclusión en la Red Canaria de Espacios Protegidos, tiene como objetivo principal preservar la cultura relacionada con la sal, y sobre todo los valores medioambientales del entorno.

Antes de que este entorno se transformase en salinas, en esta zona había un puerto natural que comercializaba los cereales que aquí se cultivaban (trigo, maiz o cebada).

Cerca del molino que se usaba pra bombear el agua, encontramos una laguna, sitio de paso y nidificación de muchas aves, que encuentran aquí refugio durante sus viajes.

Molino para el bombeo del agua en la antigua laguna

Debajo de las rocas de lava se esconden lagartos y otros insectos, que aquí construyen su hábitat natural. Razón por la cual – nunca me cansaré de recordarlo – durante nuestros paseos podemos observar las rocas, pero no debemos ni llevárnoslas como recuerdo, ni formar torretas o usarlas para escribir nuestros nombres, como lamentablemente sucede a menudo. ¡Debemos respetar y salvaguardar el territorio!

Aquí también observaremos ejemplos de flora autóctona de Lanzarote como el aulaga o la barrilla.

La barrilla
Aulaga

Y, al terminar el paseo por el entorno de las salinas, nada mejor que hacer una parada gastronómica en Mirador Las Salinas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: